Imatge o vídeo destacat
La meva missió d’aquest mes és parlar amb dues ex participants de la Fundació. Van acabar l’any passat a A100 que és el projecte dels adolescents, i avui tornaran a trepitjar la Fundació per ser entrevistades.

La entrevista: Kawthar y Rabab

A veces necesitabas consejos o que te escucharan y los educadores de A100 nos han sabido guiar.

RABAB, 15 AÑOS. 1º de Bachillerato social en el Instituto Enric Borràs.
KAWTHAR, 16 AÑOS. 1º de Bachillerato social en el Instituto Enric Borràs.

Mi misión de este mes es hablar con dos ex participantes de la Fundación. Terminaron el año pasado en A100, que es el proyecto de los adolescentes, y hoy volverán a pisar la Fundación para ser entrevistadas.

 

¿Con qué edad comenzasteis a venir a la Fundación y con qué la habéis dejado?

R: Pues yo desde los cinco o seis años. Empecé a 1º de Primaria, en el Centro Abierto.

K: Yo empecé a venir con nueve o diez años, en el proyecto de ApreniJoc.

Las dos hemos pasado por los proyectos de ApreniCreix y A100, y el curso pasado fue el último que estuvimos en la Fundación.

Así pues, durante todos estos años habéis pasado por diferentes proyectos. ¿Podéis explicar cómo ha sido la experiencia?

Tampoco había tanta diferencia entre los distintos proyectos. El cambio lo notamos con A100. La gente con la que estábamos, la manera de trabajar con nosotros, las actividades, el hecho de dejarnos formar parte del proyecto y tomar algunas decisiones.

¿Cómo se ha vivido esta última etapa participando en A100?

Genial. Inolvidable. A veces necesitabas consejos o que te escucharan y los educadores de A100 nos han sabido guiar. Nos ha ayudado mucho.

¿Os ha servido para tener más herramientas a la hora de afrontar su futuro?

En el instituto nos orientaban pero ha sido en A100 donde nos han llevado a conocer lugares y nos han hecho charlas que nos han servido para saber hacia dónde queríamos seguir. Ellos también nos han aconsejado.

Durante tanto tiempo habéis tenido a muchos educadores y educadoras, pero siempre hay alguno que te marca un poco más. No es necesario que nos digáis con quien estáis pensando. Pero ¿qué es lo que creéis que tenía que os marcó?

K: Pues en mi caso me marcó el hecho de que me conocía desde pequeña, que me escuchaba, me entendía y tenía mucha confianza en mí.

R: Me conocían más de lo que yo misma me conocía y me saber orientar.

¿Cuáles son los aspectos que consideráis importantes en un educador/a?

Lo más importante es que te sepa escuchar, que te comprenda, que te preste atención, que tenga paciencia y que te sepan acompañar.

¿Qué hacéis en estos momentos? ¿Estáis estudiando, participando en algún otro proyecto?

Pues además del Bachillerato participamos en el Centro Sant Jaume, en un proyecto para jóvenes que se llama «Actívate", donde nos orientan para dar el paso al mundo laboral.

También estamos ayudando a unos grupos interactivos de la escuela Josep Carner. Ofrecemos apoyo en el refuerzo escolar, siendo un refuerzo también por los profesores. En el instituto tenemos que hacer unas horas de servicio a la comunidad y nosotros estamos allí los jueves por la tarde.

Esto que hacéis... ¿es lo que habíais soñado hacer desde pequeñas?

K: Sí, aunque yo de pequeña nunca imaginé que llegaría hasta aquí.

¿En que soñabais?

Yo soñaba en terminar la escuela, pasar la ESO, hacer Bachillerato, conocer a muchas personas, hacer muchos amigos. Aunque nunca había tenido claro si lo conseguiría.

¿Creéis que la Fundación os ha ayudado a conseguirlo? ¿En qué sentido?

R: ¡Está claro que la Fundación nos ha ayudado! Nosotros nos marcábamos algunas metas y los educadores nos ayudaban a conseguirlas con charlas, recursos...

Tú, Rabab, que tienes hermanos pequeños aún a la Fundación, ¿qué mensaje les das? Sobre sus estudios, su tiempo libre, el que pueden aprovechar y lo que no...

Que aprovechen al máximo la oportunidad que tienen de estar aquí, que no todo el mundo tiene la suerte de poder estar. ¡De hacerlo lo mejor que puedan!

¿Qué valoraríais más de lo que habéis hecho o aprendido aquí?

Las amistades que hemos hecho durante todo este tiempo y haber conocido a los educadores.

¿Cómo definiríais el barrio de La Salut?

Un barrio que intenta hacer lo mejor posible para que todo el mundo esté a gusto con él.

¿Cómo os sentís?

Está bien el barrio, aunque es cierto que en algunos momentos es inseguro y cada vez más pero tampoco es de los peores.

¿Creéis que cubre vuestras necesidades?

Yo creo que si que las cubre, aunque siempre se pueden hacer más cosas.

Por ejemplo, ¿qué mejoraríais?

El barrio podría mejorar por ejemplo si se pusieran escaleras mecánicas porque hay muchas calles con pendientes. Que hubiera más espacios para reunirse la gente joven y hacer actividades.

¿Nos queréis explicar cómo os veis en un futuro no muy lejano? ¿Dónde os gustaría llegar y qué pensáis que necesitáis para conseguirlo?

R: Pues yo aprobar el bachillerato, hacer una carrera universitaria y después el trabajo que me gustaría aún no sé qué será.

K: Para conseguirlo necesitamos esforzarnos y tener a alguien que nos apoye y nos anime. Porque si no tenemos alguien que nos anime nos costará llegar donde nos proponemos o quizás ni llegaremos.

También estaría bien que existieran más ayudas económicas para poder hacer una carrera universitaria y que todos podamos acceder.

¿Nos dejáis un mensaje para todas las niñas que están en la Fundación?

K: Que disfruten al máximo y que lo valoren. Porque cuando se acaba se echa de menos. Al menos este es nuestro caso.

¿Y un mensaje para sus familias?

Que las queremos mucho porque siempre están ahí, apoyándonos en todas las decisiones que tomamos.

 

Ha sido una entrevista corta. Son una pareja de pocas palabras pero pienso que ha sido una de las entrevistas más emotivas que he hecho. Me he emocionado y ha sido un placer inmenso haber hablado con ellas! Cuando sientes estos testimonios te das cuenta de que lo que hacemos vale la pena ... Felicito a los educadores y educadoras de la Fundación para que den lo mejor de ellos mismos día a día!

Entrevista realizada por Lidia Solé