Imatge o vídeo destacat

Nuestra gran aventura: LOIOLA

Seguro que una de las experiencias que más recordaremos de este curso en A100 ha sido el viaje que hemos hecho al País Vasco. Por eso, en esta entrada, hemos dado voz a dos jóvenes participantes que, después de unas tardes trabajando el resumen de la vivencia, os explican como lo vivieron en primera persona!

El día 7 de enero nos reunimos con los educadores de A100 y desayunamos en la Fundación. Nos explicaron que iríamos de viaje al País Vasco, del 5 al 7 de abril, ¡al santuario de Loiola!

Estábamos un poco nerviosos porque no sabíamos qué haríamos, donde dormiríamos… pero nos lo explicaron todo y nos gustó mucho la idea. Todos nos emocionamos tan solo con pensar que íbamos a ir a un sitio donde nunca habíamos estado ninguno de nosotros y que íbamos a conocer a jóvenes de Madrid que también participan de un Centro Abierto, parecido al nuestro. Era como… ¡UAU!

Para poder ir al viaje tuvimos que cumplir con unos mínimos: salidas y reuniones donde la asistencia era obligatoria. El objetivo de las salidas era informarse y aprender sobre las migraciones, ya que las actividades que haríamos en Loiola iban relacionadas con las migraciones.

La primera salida fue a visitar el barco Astral, de la ONG Proactiva Open Arms, donde conocimos a unas voluntarias y al capitán del barco con el que hacen las misiones de rescate en el Mediterráneo. La segunda salida obligatoria fue visitar una exposición sobre las migraciones organizada por los estudiantes de 4t del INS Barres i Ones donde los propios estudiantes eran los guías de la exposición.

En la segunda reunión decidimos entre todos la fecha máxima para poder pagar el viaje, el horario y la logística del momento de empezar el viaje. También decidimos que venderíamos rosas durante el día de Sant Jordi para recaudar dinero para cubrir los gastos.

Y por fin llegó el 5 de abril y nos encontramos en la Fundación para ir todos juntos hacia el autocar, donde conocimos a Francisco, el conductor que nos acompañaría hasta el País Vasco. El viaje, tanto de ida como de vuelta, se hizo un poco pesado, pero tuvimos muchas horas para hacer bromas, escuchar música, compartir chistes y experiencias. ¡Incluso pudimos parar a hacer turismo por Pamplona!

Llegamos por la noche y nos encontramos con los adolescentes de Madrid, de la Fundación Amoverse, que nos cayeron muy bien, hicimos amigos nuevos y lo pasamos muy bien con ellos, sobre todo en las habitaciones que compartíamos. Congeniamos rápidamente a la hora de hablar y comunicarnos entre nosotros.

Las actividades del primer día se hicieron un poco largas, porque teníamos poco tiempo libre y teníamos que cumplir con todo lo que estaba planificado. El segundo día fue más divertido y pudimos hacer las actividades con más calma. Fue un día muy divertido.

Por último, llegó la despedida de nuestros amigos madrileños, que nos acompañaron al autocar y nos abrazamos todos. Esperamos volverlos a ver pronto y que nunca se pierda nuestra amistad.

En resumen, ¡qué gran experiencia!

 

Escrit per Haytham i Sara, participants d’A100 i aventurers.