Imatge o vídeo destacat

Si algo ya no funciona... ¡Transformalo!

Sería mentir si dijéramos que el tiempo es siempre igual; que los niños tienen los mismos gustos y se divierten de las mismas cosas.

Sería mentir si dijéramos que todos los niños tienen las mismas necesidades, ya que algunos necesitan respirar dos veces antes de actuar mientras que otros necesitan contar hasta diez; algunos necesitan ser rodeados por cariñosos brazos mientras que otros necesitan correr en dirección contraria.

Sería mentir si dijéramos que evolucionamos si no nos adaptamos al momento presente, a la situación circunstancial o, simplemente, a ellos, los protagonistas de nuestras tardes.

Nos adaptamos a cada momento y en cada situación y así fue como Centre Obert dio un giro de 180 grados:

  • Dejamos de lado las meriendas sentados en mesas para hacerlas en la Plaza más cercana mientras jugamos, ya que valoramos que el aire libre ayuda a tener una merienda en un ambiente relajado. Nos funcionó y un año y medio después nos sigue funcionando.
  • Guardamos las fichas de matemáticas, de lengua, de lectura, etc., para disfrutar del conocimiento experimental a través de proyectos donde se ponen en juego todas las inteligencias múltiples y son utilizadas para conocer más sobre el tema a tratar. Hemos mejorado en motivación e implicación!
  • Nos olvidamos de los grupos por edades y de los roles que había en cada uno de ellos y creamos grupos intergeneracionales. Con ellos disfrutamos de la relación que establecen, de la ayuda de los más grandes a los más pequeños, del cuidado y, sobre todo, de como todos son y se sienten como un solo grupo.
  • Añadimos mucha expresión oral en cada una de las exposiciones donde las familias están invitadas a escuchar cuánto hemos aprendido durante el proyecto trabajado.
  • Introdujimos tres espacios de reflexión:
    • El Espacio para ti, como reflexión grupal
    • La Recogida de información, para reflexionar sobre lo aprendido.
    • Y la dinámica de Final del día, como reflexión personal.

Y este ha sido nuestro cambio, surgido desde una situación y pensado para el bienestar y mejora de los niños y niñas. ¿Qué si vemos cambio? Mucho. Cada día. Cada situación nos muestra a un grupo más participativo, más autónomo, más unido entre ellos y con más capacidad para gestionar los problemas y las emociones!