Imatge o vídeo destacat
ConversantFogons_FAR (5).jpeg

Conversando entre fogones

Llueve. Son las 10 de la mañana y un grupo de mujeres caminan decididas y alegres hacia la Plaza del Reloj. Hoy cambiamos de espacio y dejamos las mesas por los fogones y el horno: vamos a la cocina de Fondo.

"Cocinas del mundo"  forma parte de la biblioteca de Fondo, de Santa Coloma de Gramenet. Es un espacio físico y un proyecto cultural que quiere potenciar la cohesión social, la riqueza gastronómica del barrio, el empoderamiento de las diversas comunidades y las dinámicas que existen en la ciudad de Santa Coloma alrededor de la cocina y de los alimentos. La cocina está equipada y preparada para presentaciones para un público numeroso y para pequeños talleres que generan intercambio entre los comensales.

Hoy las protagonistas han sido cuatro mujeres marroquíes. A lo largo de la semana se han organizado: quién lleva los ingredientes, quién explica qué y cuándo. Nos hemos sentado todas alrededor de la mesa, hemos sacado las libretas y, hoy hemos escuchado una de las muchas riquezas gastronómicas de la cultura marroquí: la pastela.

Pollo, cebolla, especias, pimiento, canela en rama, cúrcuma, pasta filo, azúcar glas, almendra picada, perejil, huevos, ajos, aceite y sal. Hemos realizado los diferentes pasos y, después de freír la cebolla y fusionarla con el pollo y preparar los huevos, hemos hecho capas de pollo, huevos, y almendra picada hasta cubrirlo con la misma pasta filo. Quince minutos en el horno. Lo hemos rematado con mantequilla, almendra molida, azúcar glas y miel. Y no olvidemos la mejor parte: ¡compartirlo! Sentarse juntas a la mesa y probarlo.

Más allá de la receta, ha sido un momento  de compartir mesa. De escuchar, de mirarnos, de hacer preguntas, de tomar apuntes. Y, sobre todo, de aprender. De aprender y dejarse cuidar por la riqueza cultural del barrio.

Azúcar y sal. La pastela es una mezcla de dulce y salado aromatizado con canela, dos mezclas que se fusionan en una y que se deshacen en cualquier paladar. También es una oportunidad para dejar el horno encendido y compartir sobre nuestras vidas: otras recetas, diferencias y similitudes con otros países y que una cocina se transforme en un espacio de aprendizaje y crecimiento. Preparar, servir y probar. Con ternura, seguridad y fortaleza. Entre mujeres.