Imatge o vídeo destacat
ConversaFAR-1

El movimiento de palabras a primera hora de la mañana

La Fundación es una puerta abierta a muchas oportunidades. Una de ellas es la comprensión de la lengua catalana y castellana. Es una oportunidad a la que se aferran muchas mujeres del barrio, como herramienta imprescindible de inclusión social y de empoderamiento.

¡El movimiento ya ha comenzado! El equipo de voluntarias ya está en marcha, con nuevas incorporaciones, nuevas alumnas y nuevos pequeños y pequeñas para el espacio de El Nido.

FAR se presenta como un espacio de aprendizaje del idioma para que tome mayor fuerza en sus vidas, de manera autónoma e independiente, un espacio donde compartir con otras mujeres sus inquietudes, alegrías, donde darse cuenta que sus necesidades e ilusiones son compartidas por otras muchas mujeres que se encuentran en la misma situación que ellas.

Más allá de dotar a las mujeres de herramientas lingüísticas y culturales, y de facilitar un espacio de aprendizaje, FAR también pretende:

  • Ofrecer herramientas y estrategias comunicativas básicas para que estas mujeres puedan relacionarse con su entorno en situaciones cotidianas.
  • Conocer aspectos generales de la cultura catalana, patrones de conducta y aspectos prácticos de la vida cotidiana.
  • Empoderar a nivel lingüístico y cultural a madres que deben acompañar a sus hijos en el día a día con los deberes escolares.
  • Facilitar espacios de encuentro entre mujeres, para la toma de conciencia común de sus estados emocionales, de crianza, de relación de pareja, de convivencia, a través del juego, de la música, el dibujo, la expresión no verbal.
  • Favorecer la relación entre la población de diferentes orígenes y la de raíces autóctonas para fomentar el conocimiento mutuo y la convivencia, ofreciendo un espacio de acogida y de confianza dentro del aula.
  • Potenciar el ejercicio de una ciudadanía activa de la población tanto inmigrante como autóctona.


El equipo de mujeres y voluntarias termina respirando aires de amistad y de aprendizaje hacia un mismo destino: empoderarse, adquirir confianza hacia la lengua catalana y castellana y potenciarse, pero por encima de todo, como mujeres, con unos derechos y unas necesidades de las que poder disfrutar.

Las mañanas no sólo son pizarras llenas de palabras, lectura y dinámicas, también son momentos de escuchar, reír, confianza, desconexión, sinceridad y un espacio para todas ellas, las mujeres que representan y apuestan por el barrio de La Salud. Solo hay que acercarse a las calles Pau Piferrer o Autonomia a las doce menos cuarto y ver cómo se marchan juntas un trozo de camino a casa. Como cuando estábamos en el colegio, como cuando nos sentíamos acompañadas y en confianza.


¡Gracias por ser un modelo a seguir, mujeres del barrio! Seguiremos aprendiendo de y con vosotros, durante muchos años en FAR.